In order to view this page you need Flash Player 9+ support!

Get Adobe Flash player

Banner

Historia de la Hermandad

HISTORIA DE LA HERMANDAD DE NTRA. SRA. DEL ROCÍO DE LEBRIJA

El 25 de abril de 1977, el entonces Obispo Auxiliar de Sevilla y Vicario Episcopal de Laicos, D. Rafael Bellido Caro, accede a la aprobación de las Reglas de la Hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Lebrija.

En oficio del 24 de mayo del m ismo año, la Pontifica y Real Hermandad Matriz de Almonte, comunica a la nueva Hermandad Filial, el acuerdo de inscribirla en el Registro Oficial de Hermandades Filiales con el número 49.

La gestación de la Hermandad del Rocío de Lebrija, parte de la idea de unos buenos rocieros de aquella población; en concreto D. Antonio Sánchez López, electricista; D. Pedro Peña Fernández, guitarrista y profesor de la enseñanza, y los médicos D. Francisco Chaves Pecero y D. Manuel Piqueras Martín-Peñasco.

El amor a la Virgen y el entusiasmo que como rocieros tenían, hizo que pronto se reunieran más de 20 entusiastas, y ya en el año1974, acude un remolque con un grupo de futuros hermanos. En esta ocasión fueron sólo varones. El entusiasmo va en aumento, y al año siguiente vuelven a acudir a la romería, también en remolques, pero esta vez con mujeres. En ese año, durante el Santo Rosario, el grupo toma contacto con el sacerdote que acompañaba a la Hermandad de Gines, que les da ideas y les brinda su ayuda para la constitución de la Hermandad.

En el año 1976, cuando aún se están gestando las reglas, es autorizada la Hermandad a acudir al Rocío como grupo de la futura Hermandad de Lebrija; en esta ocasión acude ya el Simpecado al Rocío.

Pero es en la Romería de 1977, cuando acude oficialmente con el número 49 de entre las Hermandades Filiales. En un principio, se pensó que fuese amadrinada por la Hermandad de Sanlucar de Barrameda, pero al final, fue amadrinada por la Hermandad de Huelva. De aquella peregrinación oficial, guardan los rocieros de Lebrija un recuerdo emocionado e imborrable.

El Simpecado de la Hermandad es morado, bordado en oro, y en el centro un busto de Nuestra Señora del Rocío. El cordón de la medalla es morado y blanco, las hermanas llevan unas cintas moradas con lunares blancos. Esta cinta se hizo así a petición de las numerosas hermanas gitanas que tenía la Hermandad en su iniciación.

A consecuencia del progresivo deterioro del Simpecado, la Hermandad decide elaborar un nuevo Simpecado, dando lugar su terminación y estreno en el año 1996. Fue elaborado en los talleres de bordado de nuestra Venerable Hermandad del Santísimo cristo de la Vera-Cruz y nuestra Señora de Consolación de Lebrija, y la estampa de la Virgen fue pintada a mano por nuestro hermano D. José Manuel Hermosín Barragán, cariñosamente apodado “El Sastre”.

El camino que la Hermandad de Lebrija hacía hasta la Aldea del Rocío, con algunas variaciones según mandaban las circunstancias, era el siguiente:

Con enorme alborozo, brillantez y alegría, la Hermandad, formada, revestía gran espectacularidad por las calles de Lebrija cuando salía de la iglesia de Belén, portando su Simpecado a caballo y acompañado por dos faroles de plata, los cuales dieron lugar a unas populares sevillanas. Delante, dos muchachas portaban dos jarras de plata, y detrás iba toda la comitiva.

Años más tarde, en 1983, la Hermandad logra hacerse con el chasis de una carreta, engalanándose toda ella con flores de papel, lo que volvió a dar lugar a otras populares sevillanas sobre esta.

Ya en el año 1989, se crea nuestra actual y preciosa carreta de plata, cuyo cajón fue construido por un carpintero de Bormujos, y su importe se pagó con dinero recaudado del que fue nuestro queridísimo Coro de la Blanca Paloma de la Hermandad de Lebrija. El plateado fue obra del orfebre de San José de la Rinconada D. José Manuel Ramos. En toda la elaboración de la misma, se volcó generosamente multitud de hermanos, peñas y familias enteras, aportando cada uno su granito de arena. De esa aportación nació la que es hoy nuestra Carreta de Plata.

 

Los caminos e itinerarios han ido variando y modificándose con el tiempo a causa de las circunstancias, que como sabemos, hay que adaptarse a ellas.

Podemos decir que la Hermandad de Lebrija durante mucho tiempo, y quizás hoy todavía lo sea, ha sido la más marismeña de todas. En principio, y con la ayuda de una familia muy conocida en Lebrija, y por supuesto muy rociera llamada “Los Telégrafos”, la Hermandad inicia sus andaduras por esas tierras de Tartesios, unas marismas milenarias que dicha familia conocía a la perfección ya que era su medio de vida, y que sin su ayuda, estos caminos no se hubieran podido iniciar. El camino de la Hermandad de Lebrija ha sido siempre un camino muy duro, sin sombra donde cobijarse, se cruzaba las marismas de Lebrija, de La Puebla, de Aznalcázar, de Hinojos y de Almonte.

Como decía, en principio se cruzaba todas las marismas de Lebrija dirección al río Guadalquivir. A unos 14 Km. se hacía noche en La Señuela. Luego unos 10 Km. hasta Tiesa Llana pasando por el Rincón del Prado hacia la mínima donde se cruzaba el río y se hacía noche en el Cortijo de Escobar, ni que decir tiene que esas noches de La Señuela y de Escobar todavía se recuerdan como unas noches mágicas y llenas de ensueño. Al día siguiente se salía para Isla Mayor en medio de los arrozales buscando el Guadiamar, y ya a 4 Km. por Caño Mayor, comenzar a encontrarse con otras hermandades, de nuevo acampada y al día siguiente la entrada en la Aldea para visitar a la Señora. Como decía anteriormente, se guarda una enorme añoranza, porque a pesar de los tiempos que corrían y las vicisitudes que se pasaban, nunca faltaron el cariño y el amor a la Santísima Virgen del Rocío.

Esos caminos se han ido transformando con el tiempo, como ya dijimos, porque así lo obligan las circunstancias. A día de hoy, la salida se realiza desde la Parroquia de Nuestra Señora de la Oliva. Hemos pasado de salir un miércoles por la tarde, a un martes por la mañana, y en 2009, por primera vez, un día antes, lunes por la mañana. Constando la ida y la vuelta de 9 días.

Hemos cruzado el río Guadalquivir por Coria del Río, allí cruzábamos el pueblo hacia La puebla del Río, de ésta hasta los pinares de Aznalcázar en busca del río Quema, cuya primera vez la Hermandad lo cruzó en 2006 y como primicia también ese año se hizo la presentación ante la Hermandad de Villamanrique de la Condesa al paso por su localidad. Ambos acontecimientos llenaron de recuerdos imborrables a todo el pueblo de Lebrija, que estuvo abarrotando tanto el Quema como el pueblo de Villamanrique para ver a su Hermandad pasar por vez primera.

De allí la Hermandad parte hacia Hato Ratón en busca de la Raya de los Vázquez hacia la Raya Chica, donde el polvo y la arena crea en el aire una sensación de alegría porque ya se está muy cerca de cruzar el Ajolí y llegar a las plantas de la Señora.

En 2010 la Hdad. realiza su salida desde la Parroquia un miércoles por la tarde, recuperando en ese año la noche de la Señuela y el cruce de la barca por el Guadalquivir, a la altura de esta, el jueves por la mañana, viniendo la barca desde Coria del Río. Ese día se pernocta en Hato Ratón.

Al día siguiente, la Hdad. vuelve a cruzar la Raya como cada año dirección al Puente del Ajolí para desde allí hacer su entrada en la Aldea del Rocío y dirigirse a su Casa de Hermandad que se está en la Calle Ajolí Nº 1.

Con el paso de los años, la Hermandad de Lebrija ha ido creciendo en devoción, en entusiasmo y por supuesto también en números de hermanos, siendo en la actualidad más de mil hermanos rocieros.

 

Una vez en la Aldea se goza en plenitud de la convivencia con los hermanos de otras hermandades, de los actos litúrgicos como la Misa de Romeros y del Santo Rosario. De actos como la presentación Oficial ante la Hermandad Matriz de Almonte el sábado por la tarde. No podemos obviar la presentación de nuestro Simpecado a las plantas de la Señora, cuando ella, en romería, se acerca hasta el eucaliptal, donde los romeros de Lebrija les esperan con lágrimas en sus ojos del cariño y la emoción contenida de tantos días. Ella, recibida entre vítores y palmas, les regala la paz y la armonía que sus corazones necesitan, para que los repartan en el camino de regreso y para que el próximo año pueda contar con sus presencias.

Hermanos Mayores de nuestra Hermandad:

 

Nombres

Apellidos

Desde

Hasta

Manuel

Piquera Martin-peñasco

1977

1978

Manuel

Romero Piñero

1978

1987

Diego

Fuentes Moreno

1987

1989

Juan

Estepa Barrera

1989

1992

Agustín

Díaz Sánchez

1992

1998

Luis Mª

Falcón López

1998

2000

Cristóbal

Romero Pérez

2000

2006

Francisco

Ferreira Ruiz

2006

2012

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
Contador de Visistas
Banner
Eventos Próximos
< Enero 2011 >
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Para el salto queda... 05 - 06 - 2019  02:00 -14 Dias
Patrocinadores
Banner